¿Qué Kínder debo elegir para mi hijo?

02 de mayo de 2017 / Por MariCarmen Vadillo

Al ver a nuestro hijo emocionado cuando le contamos un cuento, armando torres cada vez más altas con sus duplos, cantando canciones, jugando a ser superhéroe, cuidando a sus muñecas como si fueran sus bebés, es inevitable pensar en que ha crecido, que ya no parece más nuestro bebé que tanto nos necesitaba.  Es en ese instante en el que nos preguntamos ¿ya debe ir al kínder? Y… ¿a cuál lo inscribo?

¿Cuáles son los aspectos que más nos preocupan a esa edad?

Que sea feliz, que se divierta, juegue, pero también que aprenda a leer, escribir y a contar.  También nos preocupa que esté bien cuidado, seguro y que los maestros sean amables con él. Y finalmente, nos preocupa que tenga amigos, que pueda ser querido por todos los que lo rodean.

Muchas escuelas hablan del “desarrollo integral”, de “aprendizajes significativos”, de “estrategias lúdicas”, se definen como escuelas activas, en donde el centro es el niño.  Pero ¿qué significa todo esto?, ¿realmente tiene algo diferente al kínder en donde yo estudié?, ¿cuánto puede haber cambiado la educación en estos años?, además aún es pequeño mi hijo, todavía no debería sonar tan seria la idea de la escuela, su metodología.

9 puntos a considerar cuando visitamos un Kinder:

  1. El rol de los niños dentro de la escuela, como agentes de cambio y construcción.

La escuela debe promover que los niños se sientan seguros y cómodos de expresarse y convivir.  Su voz debe ser importante para los docentes, como uno de los referentes primarios para responder a sus intereses y a través de los mismos, promover la construcción de conocimiento.  Por ejemplo, si el grupo se ha encontrado con un nido de pájaros en el jardín y quieren saber más sobre las aves, el maestro encuentra una oportunidad para que a través de ese interés los invite a trabajar representaciones de los pájaros que han observado, hacer comparaciones entre el cuerpo de los pájaros y el cuerpo de ellos, etc.

  1. Estrategias didácticas fundamentadas en teorías sobre el aprendizaje de las diferentes disciplinas.

Las estrategias de enseñanza de las diferentes competencias (razonamiento matemático, pensamiento científico,  desarrollo de lecto-escritura, entre otras) deben apoyarse de teorías que brinden una orientación hacia los procesos que los niños deben vivir para alcanzar los aprendizajes esperados de acuerdo a su edad.  Este conocimiento por parte de la escuela, permite que los maestros sean estratégicos en las propuestas de trabajo dentro y fuera del salón de clase.  Es así, como mucho de los “juegos” en preescolar, adquieren una fundamentación didáctica y formativa.

  1. Diversidad de materiales para promover el aprendizaje.

30 SEP PRIMERAS CONSTRUCCIONES SOBRE MESA DE LUZ M2 (3)-1.jpgQue los niños tengan acceso a una variedad de materiales para poder desarrollar sus hipótesis y poner en práctica los conceptos que están construyendo; por ejemplo si en el salón de clase se cuenta con un área de construcción, los niños pueden explorar conceptos como altura, peso, proporcionalidad, dimensión espacial… si construyen una serie de rampas, pueden observar los ángulos de la inclinación, la velocidad y fuerza de caída de las pelotas.

Estas experiencias en donde los niños a través de diferentes materiales y espacios logran objetivos trazados por el docente, promueve que lo que aprenden sea a través de la comprensión y no tanto de la memorización.  Pensemos por un momento ¿para ti que “aprendizaje” ha sido más fácil utilizar en tu vida diaria o laboral, algo que aprendiste de memoria o algo que comprendiste desde un punto de vista lógico?  La universidad  de pedagogía de Harvard, ha desarrollado una serie de artículos que sustentan que un aprendizaje que ha logrado ser comprendido tendrá mayor potencial de uso y diversificación en las personas.

  1. Espacios seguros de exploración.

Mantener contacto con diferentes ambientes, también resulta enriquecedor, pues promueve que surja en los niños preguntas nuevas a cerca de su entorno; por ejemplo salir a explorar los jardines, visitar alguna zona arqueológica, museos, etc.  Cuando la escuela reconoce la importancia de este tipo de encuentros y oportunidades, busca promoverlos de manera activa, pues crea plataformas a través de las cuales los niños se conectan con un contexto más amplio y les permite participar activamente en la construcción y mejora de nuestra sociedad.

  1. Rutinas claras.

BACK TO SCHOOL (3).jpgEn esta etapa de desarrollo las rutinas resultan muy importantes, ya que los niños se encuentran aún formando ideas acerca de cómo funciona el mundo y las relaciones.  Las rutinas permiten a los niños anticiparse a lo que van a vivir o hacer, por lo que llegarán mejor preparados, haciéndolos sentir más seguros y confiados de participar en las diferentes actividades.  Por ejemplo,  la maestra comparte con los niños “el orden del día” que consiste en una lista de áreas en las que trabajarán, los objetivos y tiempos de cada una; esto permite a los niños saber cuáles son sus metas y retos a resolver para el día.  Otro ejemplo podría ser que el maestro todos los días después del descanso, cuente un cuento; para los niños será emocionante saber qué cuentos habrán disponibles para elegir ese día y podrán gozar de la actividad.  Este tipo de rutinas, también resultan muy importantes para los niños, pues es su manera de medir el tiempo, por ejemplo, se que después del cuento, falta poco para ir a casa.

  1. Metodología que abarque la formación de habilidades de socialización y trabajo en equipo.

El reconocimiento de mis emociones como persona, me permite poder ser empático frente a las emociones de los demás.  También aprender maneras amables de pedir algo que tiene un compañero y yo necesito, a expresar lo que quiero y espero, a ser claros cuando algo no nos gusta; saber negociar con los compañeros para acordar cómo jugar, trabajar juntos para lograr una meta en común.   Todas estas habilidades se forman en la vida cotidiana de los niños, pero cuando el docente esta alerta de esto, permite que pueda acompañar a los niños como un facilitador de los procesos de expresión de emociones y diálogo, en lugar de volverse un réferi\juez que dictamina quien está bien o mal.

 Para los niños es muy importante que los invitemos a contar lo que les pasó, cómo se sintieron y que les gustaría hacer diferente para evitar algo que no les gustó.  Poder caminar junto con los niños en estas historias, les permite comprender mejor lo que han vivido, así van construyendo estrategias asertivas en la relación con sus pares.

  1. Personal docente preparado y comprometido con su trabajo.

BACK TO SCHOOL (4).jpgLos docentes que trabajan a nivel preescolar, deben conocer sobre procesos de desarrollo cognitivo, motor y social.  Un maestro que entiende lo que puede esperar de sus alumnos de acuerdo a su edad, podrá diseñar una estrategia de enseñanza que responda a las necesidades del grupo.  También le permitirá reconocer los diferentes niveles de desarrollo que han alcanzado sus alumnos, adecuando su estrategia para garantizar que todos los niños continúen ampliando sus aprendizajes.  Para poder lograr esto, no solo falta recibir capacitación sobre las teorías, también es importante formar la parte humana, es decir, que el docente pueda ser un promotor cotidiano de valores de respeto e inclusión, así como un buen escucha de las necesidades de los niños.

Un maestro que sabe escuchar y que logra acompañar a los niños en el proceso de construir una comunidad de aprendizaje respetuosa, termina reforzando en los niños el deseo de trabajar y participar en la escuela todos los días.

  1. Promoción de una buena comunicación entre padres y escuela.

La relación entre los padres y el equipo docente debe ser abierta, basada en la honestidad y el trabajo en equipo.  La escuela invita a los padres a ser partícipes activos de los procesos de desarrollo y aprendizaje de sus hijos, a través de crear talleres en donde se comparte información relevante como padres, visitas y trabajo dentro del salón de clase, convivencias para generar mayores lazos entre familias y el seguimiento particular de cada niño, a través de las citas de valoraciones escolares entre docentes y papás. 

  1. Ambiente amable y cómodo.

La escuela debe ser un lugar que te da la bienvenida, en donde te sientes escuchado y respetado.  Una comunidad que permita la retroalimentación mutua y el trabajo para la mejora continua.

Los salones deben reflejar el trabajo de los niños que los habitan, así como invitar a la investigación, generando preguntas y curiosidad a través de sus diferentes espacios.

Cuando pensamos en estos puntos, nos damos cuenta de la riqueza de poder participar junto con nuestros hijos de la experiencia de Kinder.  Con estos parámetros, esperamos te sea más sencillo visitar las diferentes opciones y elegir la que más se acomode a tus expectativas y valores familiares.

 Conoce más de  Nuestro método educativo

MariCarmen Vadillo

Escrito por MariCarmen Vadillo