Primaria, una nueva experiencia que vivir

24 de mayo de 2017 / Por Rubí Alonzo

Pronto llegará el momento de iniciar la siguiente etapa escolar de nuestros niños y, como papás, posiblemente nos asalten dudas que, aunadas a comentarios de otros padres generarán en nosotros mucha ansiedad.

¿Estará mi hijo maduro para enfrentarse a la primaria? ¿Tendrá la suficiente preparación?, estas incógnitas son generadas muchas veces por la reputación que se apoya en lo que significa la escuela primaria; cuantas veces hemos escuchado decir: “ahora sí empieza el aprendizaje formal”, “cuando empiece la primaria todo será estudio”, “con mis hijos me pasaba toda la tarde haciendo tareas”, “ahora las calificaciones si importan”.

Comentarios como los anteriores hacen que sobredimensionemos este proceso, no digo que no sea importante; por lo contrario, es tan relevante para la vida familiar que, en mi opinión, debe ser abordada con claridad para que pueda ser vivida como la gran experiencia que es.

La Primaria desde la visión de Ágora

Para nosotros significa una nueva aventura que vivir, tenemos plena confianza en nuestros niños pues han estado aprendiendo a aprender desde que iniciaron la escuela; hemos sido cuidadosos acompañándolos en la construcción de conceptos, habilidades y maneras de aprender, hemos procurado la vinculación entre el preescolar y la primaria para que esta transición no sea brusca,  proyectamos el trabajo colegiado entre profesores cada verano para que los maestros de primaria conozcan de antemano la identidad del grupo que recibirán, sus intereses, pasiones, etc., con el fin de iniciar con el pie derecho la relación con el grupo.

20160901_123157_HDR.jpgSi bien la primaria implica cambios, nosotros creemos que los chicos están listos para adaptarse a un equipo de nuevos maestros, a una rutina un poco más rápida, a un nuevo nivel de  libertad que exige generar autonomía, a ciertos eventos regulares como las tareas o los exámenes que, en primer grado son presentados como ejercicios que, en su hacer, son acompañados por los maestros; y para que todas estas nuevas experiencias sean vividas con el deleite acostumbrado, precisamos que nuestros padres también logren ver este cambio como la gran oportunidad de crecimiento que es.

Puntos a considerar para garantizar un buen comienzo de la primaria

  • No apresurar la adaptación, este cambio no se da de la noche a la mañana, vale la pena darle el tiempo necesario a sus niños pues este proceso puede durar los primeros meses.
  • Una vez conocida la nueva rutina escolar, hagamos los ajustes convenientes en los horarios de casa para facilitar la integración de actividades de casa y escuela.
  • Mostrémonos entusiastas por el inicio de esta nueva experiencia, hagamos partícipes a los niños de las preparaciones previas como compra de los libros, la personalización de libretas y otras herramientas de trabajo, el acomodo del espacio en casa para hacer las tareas, etc.
  • Hagamos de la llegada a la escuela un buen momento, algunos niños precisan de ser acompañados al salón durante los primeros días y a medida de que se vayan sintiendo más seguros procure que las despedidas sean breves, tal vez el inventarse un saludo especial haga que este momento sea menos estresante.
  • Seamos puntuales, los chicos que inician la primaria también se están adaptando a un horario más largo y demandante; es importante salir con tiempo de casa para no vivir con el estrés de no llegar a tiempo a la entrada fijada por la escuela, eso también afecta a nuestros niños.
  • Seamos cuidadosos con la elección de las actividades vespertinas de nuestros niños, recordemos que la exigencia escolar ahora es mayor.
  • El desayuno es un tema importante, las rutinas se reajustan en la primaria y los niños toman sus alimentos en un horario más tarde de lo acostumbrado que en preescolar; procuremos el desayuno en casa para que mantengan la energía suficiente en clases antes de llegar al receso.
  • No olvidemos que la relación con los maestros también se debe construir, tratemos de mantenernos cómplices de este otro personaje que forma parte también de la vida de nuestros niños, informemos de nuestras observaciones o cambios que suceden en casa, ante cualquier duda acudamos a ellos.

Recordemos que esta no será la única transición que nuestros hijos vivirán, pero la experiencia de hacerla positiva y en nuestra compañía, constituirá una herramienta útil para las futuras experiencias que emprendan.

 Conoce más de  Nuestro método educativo

Rubí Alonzo

Escrito por Rubí Alonzo