El desarrollo de tu hijo/a entre el año y medio y los tres años

27 de diciembre de 2016 / Por MariCarmen Vadillo

Como padres, siempre nos preguntamos si la manera en la que estamos educando a nuestros hijos es adecuada, nos interesa saber si se sienten felices, seguros y si están desarrollándose de manera normal.

En Ágora nos hacemos preguntas muy similares acerca de nuestros alumnos y nos gustaría compartirles algunos aspectos que consideramos importantes tomar en cuenta en esta etapa de la vida.

Cuando nuestros hijos se encuentran entre el año y medio y los tres años, demuestran un interés muy marcado por comprender el mundo que les rodea, les llama la atención muchas cosas que a lo mejor desde nuestra mirada adulta TACTO;textura 2 piel.jpghan dejado de ser importantes, como un plumón, la forma de la tapa del garrafón de agua o la emoción de ver rodar por primera vez una pelota. 
 Este interés por los objetos cotidianos se vincula con su deseo de ir descubriendo más y en este proceso podemos reconocer que formulan sus primeras hipótesis acera de cómo funciona el mundo en el que viven.
La herramienta principal de exploración durante este tiempo son los sentidos, es decir el tocar, oler, escuchar y mirar diferentes objetos, texturas, tonalidades, temperaturas, densidades,toda esta diversidad permite la ampliación de este portafolio de conceptos, de nuevas categorías; portafolio que es la base para el desarrollo cognitivo.

También comienza el interés por las otras personas, otros niños, por ello es importante propiciar estos encuentros, ya sea en las convivencias sociales o inscribiéndolos a maternal.  Este proceso de reconocimiento de niños de su edad apoya la capacidad de que
Imagen5.jpg sus hipótesis sean más complejas y ricas, pues se van complementando junto con las ideas
de los compañeros. 

Como padres somos el eje que da sentido y ayuda a la interpretación que nuestros hijos están haciendo del mundo; representamos su seguridad y su sentido de pertenencia.  Ellos en este proceso saben que conservar el afecto de sus padres es importante, por lo que se mostraran atentos y dispuestos a estar con nosotros, a apoyarnos y a seguir nuestra guía.

Nuestro papel en este viaje es compartirles con una riqueza de palabras y expresiones físicas (faciales y corporales) lo que van viviendo juntos. Los ayudamos a saber cómo comunicarnos mejor, cómo expresar lo que necesitamos y también cómo podemos ayudarnos entre todos; por ejemplo, cuando les pedimos que recojan sus juguetes y nosotros lo hacemos junto con ellos.

tocando las Congas.jpgLa música es otro aspecto muy enriquecedor durante esta etapa, permite hacer conexiones mucho más rápido a nivel cerebral, sobre todo para recordar momentos del día o acciones concretas.  Por eso es las escuelas, en esta etapa se apoyan de canciones para que los niños puedan ir reconociendo las rutinas del día y los momentos de trabajo y de juego.

En resumen, esta etapa de mucho deseo de nuestros hijos por conocer debe ser correspondida por nosotros con este gozo por re- aprender junto con ellos las maravillas de lo cotidiano, tanto en casa, como en la escuela.

 

 Conoce más de  Nuestro método educativo

MariCarmen Vadillo

Escrito por MariCarmen Vadillo