Educación para una sociedad democrática

25 de enero de 2018 / Por Sausan Burshan

¡Necesitamos un país sin corrupción!

¡Hay que tener más justicia e igualdad!

¡Hay que defender nuestros derechos!

¡Hay que tener un país próspero, en donde podemos ganar más!

¡Quiero que mi hijo(a)sea independiente y responsable!

¡Quiero que mi hijo(a) tenga voz y que sea autónomo!

¡Quiero que me hijo(a) sea feliz, que sea exitoso!

¿Te sientes reflejado en estas frases? Muchas veces cuando pensamos en la sociedad que deseamos, pensamos en una sociedad: equitativa, prospera, de bienestar y democrática. Pero la pregunta siempre es: ¿Cómo?, ¿Cuáles serán las estrategias políticas, educativas y/o familiares que debemos implementar para logras que estas frases sean realidad? No hay una solución única ni tampoco rápida, pero existe una estrategia clave que puede tener un impacto significativo en la generación de un bien social: la educación relacional desde la edad temprana.

Teorías y estudios que sostienen esta estrategia.

El economista James Heckman, ganador de un premio nobel, realizo un estudio donde concluye lo siguiente sobre la inversión en la educación (especialmente la educación temprana):

  • “Desigualdad en experiencias y aprendizaje durante la educación temprana produce desigualdad en habilidades, logros, salud y éxito en la vida adulta”.
  • “Los efectos negativos de ciertas situaciones familiares y ambientales pueden ser reducidos a través de la inversión en educación temprana”.
  • “La inversión en educación temprana reduce la desigualdad de logros, la necesidad de educación especial, aumenta la probabilidad de hábitos de vida sanos, reduce índices de criminalidad y reduce gastos sociales totales”.

Pero no es una educación cualquiera, Heckman también concluye que la educación se debe de enfocar en no sólo el desarrollo de habilidades cognitivas sino la combinación de habilidades cognitivas y habilidades sociales.

También, existen varios teóricos pedagógicos que desde hace más de 100 años han resaltado la importancia de una educación relacional como son Dewey, Vygotskii y Freire por mencionar algunos. También, existen propuestas educativas alrededor de mundo que nos sirven como ejemplo de la implementación de estas ideas, como las de los países nórdicos de Europa y el Reggio Emilia Approach de Italia. En estos lugares podemos ver los resultados de años de una propuesta educativa relacional en sociedades donde se vive un bien social derivado de una ciudadanía que participa activamente.

2b31b34a-4d66-492c-91f4-6219d3366f6b.jpgUno de los elementos centrales del Reggio Emilia Approach, es la conciencia de que en la escuela se trasmiten, debaten y crean valores.  Reconocer que educar implica la formación de los valores intrínsecos a toda persona y a toda cultura, para hacer que afloren, que se hagan visibles, consientes y compartidos.  Por ende, la participación es una herramienta básica, pues es justo al crear experiencias de trabajo en equipo colaborativo en donde se pueda dar la bienvenida a diferentes visiones y estrategias, que nace nuestro potencial social de construir espacios democráticos.  Desde la mirada de Carla Rinaldi:

“El aprendizaje desde esta perspectiva puede ser definido como el surgimiento de algo que antes no existía, implica una búsqueda de uno mismo, del otro, de los otros que se encuentran en torno a un tema determinado.  Educar tiene que ver con el hecho de situarse en el mundo, crear un acontecimiento, vivir la situación”

La postura de México frente a estas propuestas.

En los últimos años, el sistema educativo en México ha vivido cambios que acercan la propuesta educativa a nivel nacional a estos principios, con leyes que exigen que los estados ofrezcan educación temprana desde los tres años y con la renovación del Plan de Estudios donde declara:

“Una vía privilegiada para impulsar el desarrollo armónico e integral del individuo y de la comunidad es contar con un sistema educativo nacional de calidad, que permita a los niños, las niñas y los jóvenes mexicanos alcanzar los más altos estándares de aprendizaje; reconocer que los enfoques centrados en el aprendizaje y en la enseñanza inciden en que el alumno aprenda a aprender, aprenda para la vida y a lo largo de toda la vida, así como formar ciudadanos que aprecien y practiquen los derechos humanos, la paz, la responsabilidad, el respeto, la justicia, la honestidad y la legalidad.”

Sin embargo, México tiene varios retos que enfrentar para logra que estos principios sean visibles en las prácticas de enseñanza en las escuelas públicas y privadas: un presupuesto insuficiente, la relación entre el alto número de niños con respecto a los adultos, el uso de prácticas anticuadas y la falta de ambientes provocadores, entre otros.

Conclusiones

  • Cambiar una sociedad requiere de mucho esfuerzo de todos sus ciudadanos, tenemos que seguir construyendo un camino hacia una sociedad equitativa, prospera, de bienestar social y democrático.
  • Iniciamos con la mejora de nuestra propuesta educativa para poder garantizar a nuestros hijos las posibilidades de ser autónomos, exitosos, felices y participantes activos en la sociedad.
  • Es importante invitar a los alumnos a reconocer cómo construyen sus valores, que son la base que muchas veces definen a las culturas y forman parte de los fundamentos de la sociedad.
  • Como instituciones educativas, tener el claro nuestra metodología de trabajo, desde el marco filosófico de pensamiento, hasta la manera en la que concebimos el concepto de “aprender” y describimos a los diferentes participantes de una comunidad educativa: alumnos, padres y docentes.

 

Referencias:

The Economics of Inequality and the Value of Early Childhood Education - AMERICAN EDUCATOR | SPRING 2011 – James Heckman

Plan de Estudios 2011 – Secretaria de Educación de México

Rinaldi, C. (1999) Artículo: “La formación en una escuela de la educación”.  Revista Educar de 0 a 6 años.  España. 

Sausan Burshan

Escrito por Sausan Burshan