¿Cuándo debe empezar a escribir mi hijo?

16 de mayo de 2017 / Por Lucy Garza

Escribir es una manera excelente para que los niños expresen sus pensamientos, creatividad y sentimientos. También es el vehículo a través del cual los niños aprenden a organizar sus ideas.  Como padres, muchas veces nos encontramos en reuniones en donde escuchamos comentarios de los logros de los hijos de nuestras amigas y si estos no son acorde a lo que nosotros hemos observado en la manera en la que nuestro niño escribe, comenzamos a preocuparnos.

Para combatir esta preocupación, es útil conocer un poco acerca de las etapas que nuestro hijo irá atravesando en el proceso de aprender a escribir.  También es importante encontrar estrategias que ayuden a nuestros hijos a sentirse cómodos y seguros con lo que escriben y dibujan.

El interés por la escritura nace de la observación que tienen los niños pequeños hacia lo que hacen los adultos o los hermanos mayores cuando escriben.  Crece la necesidad en los niños de construir el proceso de escritura con una intención comunicativa, es decir, poder compartir ideas y mensajes con sus padres, compañeros, etc., a través de dibujos\grafías, así como poder decodificar palabras que se encuentran en la vida cotidiana ayudándolos a convertirse en mejores lectores. 

Etapas de desarrollo de la escritura

Es importante antes de llegar la escritura convencional, reconocer las etapas por las pasan los niños de manera natural basadas en las investigaciones de Emilia Ferreiro y Ana Teberovsky:

  • Los inicios de la escritura son el  garabato desordenado y sin control, a partir de los 18 meses, realizan un movimiento de mano  que queda reflejado en alguna superficie y el niño lo puede ver, por ejemplo: en la arena, en el agua, en papel, en la pizarra, en su piel, en el suelo, en cualquier superficie en la que queda la huella del movimiento motor.
  • El garabato con nombre, a partir de los 3 años aproximadamente, hay intención de garabatos.jpgrepresentar la realidad aunque los adultos no la reconozcamos; eligen los colores que les gustan y no necesariamente coinciden con lo que se está pintando, por ejemplo: puedo pintar mi manzana azul, porque me gusta el color azul.  Los trazos pueden estar bien distribuidos por toda la página; los garabatos son mucho más claros y diferenciados y los niños te comunican verbalmente lo que hicieron.
  • Las líneas, montañas o bolitas, a partir de los 3 años y medio harán una diferencia entrelineas.jpg dibujo y lo que quieren escribir; ellos te explican lo que dibujaron y lo que escribieron que acompaña su dibujo. En este momento es más claro para los niños que “escribir” implica comunicar un mensaje. 
  • Los símbolos propios, pueden parecer algunas letras llegando a los 4 simbolos.jpgaños;empiezanainteresarse en realizar trazos parecidos a su nombre o a palabras que han visto escritas. Buscan hacer varios símbolos imitando simbolosp.jpgla diversidad de letras, y ponenatención en la  cantidad de símbolos de acuerdoa lo largo que se escucha la palabra.
  • Las letras convencionales sin orden sonoro, a partir de los 4 años y medio, replican letras.jpgpalabras conocidas o les gusta copiar letreros que ven a su alrededor; en este momento aún no hacen el análisis sonoro de la palabra.  Por ejemplo, pueden escribir la palabra “Alto” pues la reconocen de los letreros en la calle, pero no pueden leerla silábicamente, sino que la traducen como un código general; es equivalente a cuando nosotros vemos el color rojo en el semáforo y entendemos que significa “Alto” pero no estamos leyéndolo silábicamente.
  • Las letras convencionales con orden sonoro, comienzan a realizar correspondencias letrasconven.jpgentre la escritura y la emisión oral de la palabra. Esto se presenta en varias sub –etapas a partir de los 5 años, en las cuales los niños hacen hipótesis sobre la sonoridad de las palabras. En ocasiones escuchan solo un fonema y en otras una sílaba; poco a poco logran consolidar este proceso hasta alcanzar la escritura de todos los sonidos que implican una palabra. 

¿Qué cosas podemos hacer en casa para ayudar a nuestro hijo en este proceso?

Estos son cinco sencillas ideas que ayudarán a tu hijo en este proceso de aprender a escribir:

  1. Ofréceles marcadores, lápices y hojas blancas en casa, invítalo a dibujar lo que más le gustó del libro que leyeron, o su personaje favorito de las caricaturas o simplemente lo que ven a través de la ventana. Los niños desarrollan destrezas que los preparan para la escritura a través de dibujar, pintar y trazar objetos.
  2. Ayúdalos para que aprendan a escribir su nombre. Por ejemplo, después de que termina un dibujo, pedirle que le ponga su nombre; en este momento no es importante que lo que escriba realmente se parezca a su nombre, sino que pueda hacer la conexión entre crear una grafía que representa la escritura de su nombre. Con el tiempo querrá escribir su nombre como lo ha visto en letreros que nosotros hayamos escrito, para apoyarlo es útil mostrarle uno de estos letreros, pues aunque al principio parezca una copia, poco a poco comenzará a decodificarlo por sonidos.  Ésta es una experiencia enriquecedora y les permite empezar a identificarse como escritores.
  3. Hazlo participar en actividades de escritura, por ejemplo: preparen juntos la lista para las compras, dejen un recado a papá, manden un mail a la abuela, etc.
  4. Elige espacios en casa en donde puedan pintar con un papel de gran dimensión. Hacer trazos cuando estamos parados, implica el movimiento de diferentes músculos del brazo a cuando dibujamos o escribimos sentados.  Esta oportunidad de dibujar parados, acostados debajo de una mesa y poder hacer un dibujo “secreto”, en el piso en grandes pliegos, invita a que sus trazos sean largos, mejoren la tonicidad muscular, refuercen la transición de hacer trazos rectos a curvos y construyan un sentido del espacio y la distancia entre su cuerpo y el área de dibujo.
  5. Lee libros con tus hijos. Es importante utilices un lenguaje claro y expresivo. Estar expuestos de manera temprana y frecuente con las letras, los sonidos, las palabras y los cuentos ayuda a los niños a aprender a leer y escribir.

Ahora sabemos más acerca de las diferentes etapas por las que pasarán nuestros hijos y también cómo podemos motivarlos de maneras divertidas y prácticas, para no volver el proceso de aprender a escribir algo tedioso y aburrido.

 Conoce más de  Nuestro método educativo

Lucy Garza

Escrito por Lucy Garza