Cómo es el desarrollo de tu hijo de tres años.

24 de enero de 2017 / Por MariCarmen Vadillo

Durante esta etapa, es importante comprender que nuestros hijos están listos y deseosos de aprender más acerca de sí mismos.  Por eso para ellos es tan importante reconocer sus nuevas habilidades y capacidades.  Nosotros como padres, podemos apoyar este proceso describiendo lo que reconocemos como nuevo o diferente en él.  Este proceso ayuda a que los niños establezcan una diferencia entre ellos y “un bebe”, celebrando su crecimiento. 

Para los niños la relación con sus padres sigue siendo muy importante, por lo que en este proceso de reconocerse más grandes y autónomos también puede aparecer un poco de temor de perder el cariño, pues “ya no necesitan” a sus papás para algunas cosas cotidianas, en donde antes sí los ayudaban.  Como papás tenemos que estar conscientes de esto, pues así como reconocemos sus avances, también debemos ser cuidadosos de crear nuevas maneras de relacionarnos con ellos, que compensen esa sensación de pérdida; por ejemplo: “ahora que tú te bañas más rápido, tenemos tiempo de jugar un rato juntos, antes de ir a dormir”

IMG_1263.jpgOtro aspecto importante es la convivencia con niños de su edad, pues comienzan a distinguir en sus compañeros características que le pueden resultar nuevas y que le permiten diferenciarse o descubrir que él también puede llegar a tenerlas.  También es el comienzo de reconocer de manera más clara las necesidades de los otros, es decir, lo que sienten y cómo lo que yo hago, afecta a los que están a mí alrededor.  Es el desarrollo de la empatía, que será la base sobre la cual, irán construyendo estrategias de relación y de solución de conflictos.

Un juego que cobra mucha relevancia en este año, es el juego de simulación, o juego de roles.  Cuando ellos se caracterizan para representar un personaje, por ejemplo: jugar a la casita, representando a mamá o a papá.  Este juego permite que los niños construyan sus primeras conclusiones acerca de qué significa ser “una mamá”, etc. 

Otro aspecto que se explora a través de este juego son las características que socialmente son asociadas con “masculino y femenino”.  Es común que los niños se disfracen del sexo opuesto al suyo, esta estrategia cumple la misma función que la anterior y le permite al niño comenzar la identificación de su género.  IMG_3953.jpgComo padres podemos participar de algunos de estos juegos en casa, pues nos permite observar de qué manera los niños describen el mundo y sus ideas.

Ligado a este desarrollo de la sexualidad, pueden manifestar curiosidad por ver a sus padres desnudos, pues en ese proceso de tener mayor curiosidad por encontrar las diferencias con los otros, también entra el cuerpo y sus distintas formas.  En este aspecto, como padres debemos reaccionar de acuerdo a cómo nos sintamos cómodos, ya que es importante que los niños no perciban de nosotros tensión o vergüenza.  Pueden elegir bañarse junto con sus hijos, platicar del tema, utilizar algún cuento o libro acorde a su edad; lo central es que desde esta etapa los niños los vean como un referente importante al cual pueden acudir con estas dudas.

Finalmente los niños en esta edad se encuentran concluyendo su proceso de control de esfínteres.  Esto quiere decir que consolidan ir al baño cuando lo necesitan.  Este proceso debe ser amable, en donde el niño se sienta seguro de dar este paso, pues muchas veces como padres nos angustiamos y transmitimos esta preocupación a los niños, lo cual interfiere en el proceso, muchas veces alargándolo.

Ahora sí, conociendo estos aspectos del desarrollo de nuestro hijo de tres años, estaremos más alerta y nos sentiremos más seguros de acompañarlos en esta etapa tan bella.

 

  Conoce más de  Nuestro método educativo

MariCarmen Vadillo

Escrito por MariCarmen Vadillo