MariCarmen Vadillo

MariCarmen Vadillo

Recent Posts

 Llega el momento en el que tienes que elegir una escuela para tu hijo y te preguntas ¿cuál es la mejor escuela para mi hijo?, actualmente tienes infinidad de opciones desde la escuela donde tú estudiaste, una escuela con un nuevo método educativo, una escuela bilingüe, una escuela religiosa, etc.  Todo un dilema a la hora de elegir, por eso te compartimos cinco puntos que te pueden ayudar en dicha elección:

Leer más

Durante esta etapa, es importante comprender que nuestros hijos están listos y deseosos de aprender más acerca de sí mismos.  Por eso para ellos es tan importante reconocer sus nuevas habilidades y capacidades.  Nosotros como padres, podemos apoyar este proceso describiendo lo que reconocemos como nuevo o diferente en él.  Este proceso ayuda a que los niños establezcan una diferencia entre ellos y “un bebe”, celebrando su crecimiento. 

Leer más

Como padres, muchas veces nos encontramos en una encrucijada, pues no sabemos a qué edad meter a nuestros hijos a un sistema escolarizado.  Al haber vivido una época diferente cuando éramos niños, en donde el enfoque era que para ser un\a “buen\a madre\padre” se debía pasar la mayor parte de su tiempo con los hijos, sobre todo con los más pequeños y ahora las nuevas tendencias no solo promueven sino requieren que nuestros hijos cursen el preescolar, entonces ¿puedo seguir siendo buen padres si decido meter a mi hijo a Kinder 1?

Leer más

Como padres también tenemos expectativas, deseos y necesidades de las escuelas de nuestros hijos, pero éstas no siempre son tomadas en cuenta por las instituciones.

Leer más

Como padres, nos preocupa que nuestros hijos logren tener amigos, que sepan jugar de manera justa, que si algún compañero los molesta, sepan defenderse y por último que puedan expresar lo que quieren, sin tener que hacer un berrinche.  Cuando vamos a un restaurant, siempre nos fijamos si logra relacionarse con otros niños en el área de juegos; en las fiestas de compañeritos, nos fijamos si cuando juega es aceptado por sus compañeros y logra resolver sus conflictos sin venir llorando con nosotros.

Leer más

Los niños en cierta etapa se enfrentan a estos “monstruos”; los berrinches suelen ser muy seductores, convencen a los niños de que es la mejor manera de exponer su punto de vista y exigir una resolución inmediata.  En esta historia, los padres muchas veces terminan como guerreros enfrentando a su hijo, quien mantiene su alianza con el monstruo.  Lo cierto es, que después de una batalla, todos se sienten cansados y mal, tanto el niño como sus padres; entonces ¿porqué le otorgamos ese poder al monstruo del berrinche?, ¿porqué aceptamos su invitación a la batalla y en contra de nuestro hijo?  En este artículo platicaremos de una estrategia para romper esa alianza entre el berrinche y nuestro hijo, para poder restaurar nuestra alianza como padres con él y poder enfrentar juntos a ese monstruo que se quiere salir de control.

Leer más

Los años de primaria, usualmente arrancan con una gran expectativa hacia nuestros hijos, sentimos que ya no son bebes, que ahora tienen responsabilidades más fuertes, como las tareas, exámenes, etc.

Leer más

Como padres también tenemos expectativas, deseos y necesidades de las escuelas de nuestros hijos, pero éstas no siempre son tomadas en cuenta por las instituciones.

Leer más

Hay buenas noticias al respecto de esta preocupación, pues la  reforma educativa en México ha incluido el desarrollo de estas competencias sociales dentro de la formación educativa.  Este concepto se relaciona con las capacidades que forman los alumnos en función de volverse más autónomos, críticos y propositivos de su contexto.  Los acerca a mantener sus habilidades creativas para la interpretación y resolución de los diferentes problemas que enfrentan y genera así un movimiento estratégico en la formación.

Leer más

Como padres, nos preocupa que nuestros hijos logren tener amigos, que sepan jugar de manera justa, que si algún compañero los molesta, sepan defenderse y por último que puedan expresar lo que quieren, sin tener que hacer un berrinche.  Cuando vamos a un restaurant, siempre nos fijamos si logra relacionarse con otros niños en el área de juegos; en las fiestas de compañeritos, nos fijamos si cuando juega es aceptado por sus compañeros y logra resolver sus conflictos sin venir llorando con nosotros.

Leer más